Soy Mara y mi madre fue víctima de un femicidio

Difundo a continuación la nota publicada por María Florencia Alcaraz en el sitio Web Infojus Noticias el 9 de septiembre de 2015, donde la periodista me da voz para hablar sobre el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas en el que estamos trabajando junto a Carolina Reynoso, la productora ejecutiva del film.

Lamentablemente, la nota estaba disponible online hasta hace pocos días pero ya no lo está. Trabajadoras y trabajadores del sitio Web han denunciado la desaparición de muchas publicaciones, sobre todo con contenido de interés social y político.

Nota de Mara Avila sobre el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas, en Infojus Noticias

Captura de un detalle de la nota publicada en Infujus Noticias el 9 de septiembre de 2015 y borrada al 5 de febrero de 2016.

9 de septiembre de 2015 – Infojus Noticias #NiUnaMenos

“Soy Mara y mi madre fue víctima de un femicidio”

Su madre fue asesinada en 2005 por su pareja. Al hombre lo condenaron a ocho años y en 2013 quedó en libertad. El análisis de la cobertura del caso de su mamá la llevó a dirigir el documental “Femicidio. Un caso, múltiples luchas” en preproducción. “Como hija de una víctima de femicidio, he decidido hacer público mi caso”, dice. Acá lo hace en primera persona.

 

Se cumplen tres meses de la convocatoria #NiUnaMenos, y una de las periodistas organizadoras de la movilización me solicita escribir esta nota. Alguien en algún lugar está escuchando o leyendo lo que tengo para contar.

Soy Mara, una comunicadora de la UBA que decidió hacer un documental sobre el femicidio de su madre, María Elena Gómez (Miss Mariela), una profesora de inglés apuñalada por su pareja, Ernesto Jorge Narcisi, el 19 de julio de 2005 en Puerto Madero.

Nota de Mara Avila sobre el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas, en Infojus Noticias. Detalle de la nota.

Detalle de la nota de Mara Avila sobre el documental “Femicidio. Un caso, múltiples luchas”, publicada en Infojus Noticias el 9 de septiembre de 2015.

En marzo de 2014, decidí hacer una tesina audiovisual para la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA. En un primer momento, imaginé un cortometraje donde abordaría la cuestión del tratamiento mediático que recibió la noticia sobre el femicidio de mi madre. Fui a la hemeroteca de la Biblioteca Nacional y me encontré con los diarios del 20 de julio de 2005, entre los cuales me impactó y afectó bastante Crónica, que incluyó –tanto en una portada como en una nota de seguimiento del caso– una imagen del cadáver de mi madre. Escribí una ponencia titulada “El femicidio de María Elena Gómez: mi derecho a réplica como hija de la víctima”, para aclarar que mi madre no había sido víctima de ningún “drama pasional”, sino que había sido víctima de un “femicidio”, concepto con el que la sociedad está bastante familiarizada en la actualidad. El hombre –en este caso, Narcisi– mata a la que considera “su” mujer, y esto ocurre generalmente cuando la mujer –mi madre, en este caso– decide terminar la relación. Suele hablarse de femicidio íntimo, porque es en general la pareja –o alguien del círculo íntimo de la víctima– quien comete este arrebato de la vida de la mujer.

Presenté la mencionada ponencia en unas jornadas sobre género y comunicación en el Centro Cultural de la Cooperación en septiembre de 2014, donde conocí a la directora del documental Yo aborto, tú abortas, todxs callamos, Carolina Reynoso. Pronto decidimos trabajar juntas en el film Femicidio. Un caso, múltiples luchas, del cual seré directora, guionista y protagonista –el INCAA nos ha otorgado un subsidio para “desarrollo de guión” y confiamos en que pronto nos volverá a apoyar–.

Nota de Mara Avila sobre el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas, en Infojus Noticias. Detalle de la nota.

Referencia a la nota publicada en Infojus Noticias por María Florencia Alcaraz, recientemente borrada del sitio.

Hemos tenido dos jornadas de grabación: un registro de la movilización “Ni una menos” el 3 de junio en el Congreso de Buenos Aires, y otro registro en el reciente Congreso Latinoamericano de Comunicación en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Allí presenté un análisis de medios en diacronía respecto del caso de mi madre y del de la joven Agustina Salinas, apuñalada también en Puerto Madero por su pareja en abril de este año. La conclusión de este análisis da cuenta de que se han abandonado los sintagmas “drama pasional” o “crimen pasional” en el transcurso de diez años, pero en algunos medios de comunicación persiste un tratamiento amarillista y folletinesco de los casos, donde el “misterio”, el “drama” y la “sangre” están a la orden del día.

Como hija de una víctima de femicidio, he decidido hacer público mi caso, y trabajar en un film que visibilice la problemática. Porque necesitamos mayor protección del Estado hacia las víctimas y erradicar las prácticas y discursos sociales que continúan revictimizándolas aun muertas. Como mi madre, ellas ya no pueden hablar; pero las que están aquí nos necesitan.

Nota: creo que la nota publicada en Infojus tenía algún textito editado por la periodista, pero no lo puedo constatar pues no hice captura de la nota. Sin embargo, el diario Reporte la había levantado el 10 de septiembre de 2015 aquí.
La nota original se encontraba alojada en esta URL.

Foto de Analía Ávalos.