Debate sobre la representación de la violencia de género en los medios de comunicación

El lunes 30 de noviembre participaré de una charla-debate sobre el tratamiento mediático de casos de violencia de género en la Argentina, a las 18:30 horas en la Sala Osvaldo Pugliese del Centro Cultural de la Cooperación. Difundiré el análisis en diacronía que realicé respecto del femicidio de mi mamá, María Elena Gómez (asesinada en 2005), y el caso de la joven Agustina Salinas, asesinada por su pareja en 2015. Difundo a continuación la gacetilla de prensa del Centro Cultural de la Cooperación.

Agradezco a Jésica Farías por la invitación para participar nuevamente de una jornada sobre género. El año pasado, gracias a las jornadas sobre género y sexualidades de las que participé en el Centro Cultural de la Cooperación, conocí a Carolina Reynoso, y allí comenzamos a trabajar juntas en el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas.

 Debate sobre la representación de la violencia de género en los medios de comunicación en el Centro Cultural de la Cooperación

DERRIBANDO ESTIGMAS: charla-debate sobre la representación de la violencia de género en los medios de comunicación

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, desde el Área de Comunicación y géneros del Departamento de Comunicación del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini lxs invitamos a debatir y seguir pensando sobre el rol de los medios masivos en la reproducción de las distintas formas de la violencia machista hasta su extremo más radical, el femicidio. Asimismo, junto a las mujeres que protagonizan las historias que los diarios, la radio y la televisión reproducen de manera sexista, nos adentraremos en esos tratamientos para repensar otras maneras de comunicar desde sus experiencias.

El discurso mediático ha instalado a las mujeres como principal objeto de consumo, su uso y abuso parece formar parte de este capitalismo de los cuerpos que establece jerarquías y determina cuáles y cómo son los que importan y cuáles aquellos que pueden ser desechados. Revisar las formas de narrar, de construir sentido sobre las víctimas es un primer paso para salir de los discursos moralizantes, aleccionadores que no hacen más que revictimizar a niñxs, adolescentes y mujeres asesinadas.

Para avanzar en el análisis y las responsabilidades, pero también para reflexionar en conjunto sobre una nueva y respetuosa manera de representar, el lunes 30 de noviembre, a las 18.30 en la Sala Pugliese, presentaremos el Monitoreo “Ellas tienen derechos”, que fue realizado por Comunicación para la Igualdad con el apoyo de la Asociación para las Comunicaciones Cristianas (WACC) y examina las coberturas de los femicidios de Lola Chomnalez, Melina Romero y Ángeles Rawson, junto a un video en donde la antropóloga Rita Segato; la titular de la Defensoría del Público, Cynthia Ottaviano; y el periodista Emilio Ruchansky examinan el tema; el trabajo “Del crimen pasional al femicidio: análisis en diacronía del caso mi madre (2005) y del de la joven Agustina (2015), ambas apuñaladas en Puerto Madero” donde la comunicadora Mara Avila analiza el femicidio de su madre María Elena Gómez;  y diferentes spots producidos por las integrantes de la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos (AMADH) -junto a Cine en movimiento- en el marco de la Campaña de sensibilización y prevención de la prostitución, explotación sexual y trata de personas.

Sandra Chaher, directora de Comunicación para la Igualdad; Emilio Ruchansky, integrante de RED PAR – Periodistas de Argentina en Red por una Comunicación no Sexista-; Mara Avila, comunicadora, directora y guionista del documental “Femicidio. Un caso, múltiples luchas” e integrantes de AMADH nos acompañarán en la charla y el posterior debate. Modera: Jimena Rodríguez, Grupo de Comunicación y Géneros del Departamento de Comunicación.

Centro Cultural de la Cooperación logo
¡Lxs esperamos!

Grupo de Comunicación y Géneros

Departamento de Comunicación

Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini

 

 

 

10 años desde el femicidio de mi mamá

El feminisno sostiene que “lo personal es político”. Por eso te cuento, a vos que tal vez estás preocupado/a por el resultado de las elecciones porteñas de hoy o que quizás estás compartiendo un rato ameno con tu familia, que una mujer de treinta y cinco años hoy está intentando hacer un documental sobre el femicidio de su madre. Hoy, 19 de julio de 2015, se cumplen diez años desde que María Elena Gómez, Miss Mariela, fuera asesinada por su pareja en Puerto Madero. El femicida está libre, habiendo cumplido su condena, desde el 18 de julio de 2013. Yo, su hija, fui querellante en dicha causa, y llevo diez años tratando de encontrar una mayor paz en mi vida, tratando de transformar el dolor a través de distintas manifestaciones del arte, por mínimas que sean: cantar, pintar, bailar y, ahora, trabajar en esta peli. Yo, Mara, he sido una “víctima colateral” más, según los relevamientos y categorías de la ONG La Casa del Encuentro.

¿Por qué debería interesarte esta historia “personal”? ¿Por qué estaría bueno que apoyaras el documental que estamos pre-produciendo con Carolina Reynoso sobre este caso?

Film Femicidio en el Congreso durante la jornada Ni una menos. Dijimos presente por María Elena Gómez

María Elena Gómez (27-04-1952 / 19-07-2005) presente. Foto: Analía Ávalos.

Porque vos también sos parte de esta sociedad donde la mujer es cosificada desde las más mínimas hasta las más extremas prácticas –como es el caso de un femicidio, entendido como el asesinato de una mujer por parte de un hombre que la considera de su propiedad–.

Eso. Solamente quería que te tomaras un momentito hoy para reflexionar sobre esas prácticas y discursos que los sujetos en esta sociedad capitalista continúan reproduciendo y que hicieron posible que en 2014 se contabilizaran al menos 277 femicidios en nuestro país.

¡Basta de mujeres asesinadas por sus parejas! ¡Basta de niñas, niños y jóvenes que se quedan sin madre a causa de la violencia de género! Basta de “Marielas” y de Maras”. Hagamos algo ya.

Cumpleaños en lucha: un nuevo aniversario del nacimiento de María Elena Gómez

Le digo a una amiga hace unos días: “el 27 de abril cumplía años mamá”. Mi amiga replica: “cumple años tu mamá”. “Cumplía“, sigo pensando. Porque hoy no está. ¿O sí?

¿Podemos pensar que mi mamá está presente en todo lo que hago para recordarla? ¿Podemos pensar que está presente en mi lucha contra la violencia de género y en el documental que he decidido realizar para que toda esta mierda que he vivido sirva para algo? ¿Podemos pensar que Mariela, cuya partida nadie imaginó el 19 de julio de 2005, se fue para darnos una nueva lección –y no de inglés, en ese caso–?

María Elena Gómez con un alumno de inglés

María Elena Gómez (Miss Mariela) con uno de sus alumnos de inglés.

 

Todo esto nos remite a la cuestión de la memoria. ¿Cómo recordamos a nuestras víctimas? ¿Qué hacemos desde lo subjetivo y desde lo social para sanar las fracturas en la empantanada tierra de nuestros recuerdos? ¿Cómo salir del pantano y empezar a sembrar un bosque en tierra fértil? ¡¿Cómo usar la mierda como abono, me he preguntado tantas veces?!

Sin dudas, me gustaría no estar pensando en cómo honrar a mi madre, una luchadora, una mujer argentina asesinada por querer decir “basta” –una más, de las que cada 32 horas mueren en la Argentina, víctimas de femicidios–. Ojalá estuviera soplando junto a ella las velitas de un rica torta por los 63 años que hoy hubiera cumplido.

Pero también sé que si todo hubiera seguido el cauce “normal” de una familia de clase media porteña, no sería la mujer que hoy soy –y que estoy tratando de construir, a pesar de mis “pantanos” y de la “mierda”–.

Por suerte la cultura en la que vivimos habilita cada vez más la emergencia de subjetividades que luchan, por ponerlo en términos que ahora mismo estoy pensando. Entonces no es tan “raro” que me anime a decir, después de casi diez años: “mi mamá fue una víctima de femicidio, yo he sido una víctima colateral, y contra esta violencia de género –sistemática– quiero hacer algo”.

Porque a pesar de que la violencia hacia las mujeres continúa reproduciéndose a través de múltiples prácticas y discursos, aquí estamos nosotras, las hijas de las víctimas, las estudiantes, las mujeres que luchamos para que no nos callen ni nos sigan matando. Por eso mi voz se vuelve múltiple. Junto con mi voz –aunque tan sólo sean unas líneas en un blog– resuena hoy también la voz de mi madre, y con ésta la de cientos de mujeres que luchan a diario contra la violencia de género.

Hoy no es un cumpleaños más de María Elena Gómez (Mariela, Miss Mariela). Hoy es un cumpleaños en lucha. ¡Basta de femicidios! ¡Basta de violencia contra las mujeres!

Volviendo a la cuestión de la memoria, mi mejor homenaje a mi madre es hoy –y lo será siempre– persistir en mi lucha.

María Elena Gómez, víctima de femicidio en la Argentina, con su hija, Mara Avila

María Elena Gómez, una profesora de inglés víctima de femicidio en la Argentina en 2005, con su hija, Mara Avila.