Proyecciones del documental Femicidio…en mayo y junio de 2019

Luego de su premiere mundial en la Muestra de cine internacional Memoria, Verdad, Justicia Guatemala 2019 y de algunas proyecciones en colegios de Buenos Aires, el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas se exhibirá en varias provincias argentinas durante mayo y junio de 2019. Las proyecciones estarán seguidas de un debate con el público.

Les dejo la info que publiqué en Facebook en el evento al que se pueden sumar para difundir aquí.

Los flyers de las proyecciones son los siguientes. Les agradezco las difundan entre sus amistades de Chubut, Neuquén y Río Negro.

Desde ya, agradezco a lxs organizadorxs de estos ciclos por dejarme llevar el film sobre el femicidio de mi mamá, mi duelo y mi lucha a diversos espacios.

Si no están en estos lugares, pueden ver el documental hasta el 30 de mayo en la plataforma Cine.ar en la sección de estrenos en el siguiente link

TRAILER: https://youtu.be/ZiMOa-4nkwc

SINOPSIS
El 19 de julio de 2005, María Elena Gómez salió con su pareja, Ernesto Jorge Narcisi, en Buenos Aires. Esa noche Narcisi la mató a puñaladas. Los medios comunicaron la noticia como un “crimen pasional en Puerto Madero”. A diez años de ese hecho Mara Avila, hija de la víctima, puede resignificar ese supuesto “crimen pasional” como un femicidio y decide realizar un documental en primera persona, para darle un nuevo sentido político, desde lo subjetivo y desde lo social, a su mayor tragedia familiar.

FICHA TÉCNICA
Dirección de fotografía y cámara: Melina Terribili
Montaje y postproducción de video: Marisa Montes
Sonido directo y postproducción: Lucho Corti
Música original: A mí misma (Luciana Foglio, Cecilia Grammatico, Manuela Aguirre)
Producción ejecutiva: Carolina Reynoso
Jefa de producción: Mercedes Ducos López
Asesoramiento en guión: Gustavo Fontán, Marisa Montes, Eduardo Cartoccio
Diseño gráfico: Pablo Mozuc
Guión, producción y dirección: Mara Avila

Duración: 88 minutos

Calificación: Apta para mayores de 13 años (pueden concurrir menores en compañía de un adulto)

Con apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y de FEDUN (Federación de docentes de UBA).

REDES SOCIALES Y SITIO WEB
Web: www.filmfemicidio.com.ar
Facebook: www.facebook.com/FilmFemicidio
Twitter: www.twitter.com/FilmFemicidio
Instagram: www.instagram.com/FilmFemicidio
YouTube: http://tinyurl.com/let9ffj

#25N Day of struggle against gender violence

It’s been a long time since I last wrote on this blog. Today’s Sunday, I’m working at home, but I keep thinking about our struggle, our everyday struggle against gender violence. It’s the international day for the elimination of violence against women, but I’d rather speak of gender violence, since it’s a much broader concept.

I’m writing this in English, so that other people can read and know about my story, or rather, my mom’s story. My mom, María Elena Gómez, was a 53-year-old Argentinian English language teacher whose partner killed her on July 19th, 2005, in Buenos Aires.

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles.

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles.

In 2014, as María Elena’s daughter and as a Communication Sciences student at the University of Buenos Aires, I decided to make a documentary called Femicide. One case, many struggles (Femicidio. Un caso, múltiples luchas, in Spanish) to tell the story of the years that followed my mom’s femicide and how I could make sense of it thanks to a collective struggle.

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles

 
The documentary has been supported by the National Institute of Cinema and Audiovisual Arts (INCAA), among other Argentinian institutions and organizations. I have worked together with awesome professionals, and I’m thankful to all the people who have taken part in the film and who have made it possible.

Not only does this first-person documentary deal with the question of femicide and gender violence in Argentina, but it also reflects on topics such as mourning, justice, memory, collective struggle, feminism, media, empathy, post-traumatic stress, the body as a political body, and how we can turn pain into beauty, to put it someway 🙂

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles. Shooting at Matienzo Cultural Center with my contemporary dance teacher, Jimena Pérez Salerno, and friends.

I include some screenshots of the film, which I will be hopefully premiering next year.
Having been so difficult to produce, to write, to promote, to direct and to be the protagonist of this documentary, I invite you to follow me on social media so that we can spread the word about it. I’ll need you at movie theaters next year to support our work and our struggle! Thanks a lot!

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles

Screenshot of the documentary Femicide. One case, many struggles (photos of María Elena Gómez, to whom the film is dedicated).

Love,

Screenshot of the film Femicide. One case, many struggles

Screenshot of the film Femicide. One case, many struggles (this is me in Puerto Madero, Buenos Aires, where mom was killed in 2005).

Mara Avila

More information on the film here: www.filmfemicidio.com.ar 

FB: facebook.com/FilmFemicidio

IG: instagram.com/FilmFemicidio

TW: twitter.com/FilmFemicidio

Hace tres años nacía el documental…

Difundo lo que publiqué hace unas horas en mi perfil de Facebook, a propósito del “recuerdo” que la red social me señalaba:

empecé en 2013 mi proyecto de documental sobre el femicidio de mi mamá

Hace tres años decidía dejar lo que estaba investigando para mi tesina de la Carrera de Comunicación y embarcarme en el proyecto de un documental sobre el #femicidio de mi mamá.
Primero con ayuda de mi tutor, Eduardo Cartoccio, y luego habiendo conocido a Caro Reynoso, pude dar forma a ese deseo inicial que tenía que ver con mucho más que obtener un título: era mi oportunidad de sanarme y de brindarle algo a la sociedad que tanto me había quitado.
Hoy estamos en etapa de rodaje del documental FEMICIDIO. UN CASO, MÚLTIPLES LUCHAS (FilmFemicidio), habiendo logrado con mucho trabajo de Caro, mío y de amigxs, familiares y periodistas que nos apoyaron dos subsidios del INCAA Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (uno para guión en 2015 y otro para producción en 2016).
Luego de trabajar durante 2015 el guión con Gustavo Salvador Fontán en un taller con otras compañeras, el camino se hizo más fácil y seguimos avanzando, aunque para mí siempre fue un arduo y movilizante recorrido que recién hoy se ha tornado luminoso a pesar de la oscuridad transitada.
Hoy tenemos a Caro Reynoso en producción ejecutiva, a Melina Terribili en dirección de fotografía, a Mercedes Ducos como jefa de producción y a Lucho Corti en dirección de sonido. Es un equipo de trabajo muy especial, que entiende que este proyecto excede lo profesional –o más bien poco tiene que ver con ello–.
Gracias por confiar en mi idea inicial y por apoyar mi lucha, que es la de todas.
#VivasNosQueremos #cine #NiUnaMenos

Les dejo un recuerdito del #8M:

A once años del femicidio de mi madre…

Vengo pensando desde ayer qué comunicar este 19 de julio, en el undécimo aniversario del femicidio de mi madre, María Elena Gómez (Miss Mariela). Recordaba ayer, mientras escribía unas notas en una especie de diario que llevo desde hace muchos años, todo lo que he venido haciendo por la memoria de mi mamá y de otras víctimas de femicidio en la Argentina.

Llevo dos años trabajando en el documental Femicidio. Un caso, múltiples luchas, que será mi tesina audiovisual de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA concluida en 2013.
Pienso cuánta energía, amor —o libido, según prefieran— he dedicado a mi madre en estos once años, y celebro que —better late than never!— recién ahora estoy concluyendo el duelo.

Imagino qué le diría a mi madre hoy. No sé si es lo más político que pueda escribir en este blog —siempre intento no descuidar ese abordaje—, pero es esto lo que me surge compartir hoy: una “imposible” carta a mi madre.

Querida mom:
Te vengo recordando e intentando honrar durante once años, tal vez porque fuiste lo más importante que tenía a mis 25 años, cuando te perdí súbitamente de tres puñaladas, heridas que se sintieron como propias.
Hice mucho esfuerzo por hacer lo que vos hubieras querido que hiciera: “luchar por mi libertad y felicidad”. A este deseo le di un marco social que me aportara más sentido: decidí luchar no sólo por tu memoria sino por la memoria de esas tantas víctimas acalladas y asesinadas por los “machos de América”.
Siguiré luchando por vos, por ellas y por mí, para darme una vida que pueda compensar el vacío de tu ausencia. 
Ya no sé qué más puedo hacer para que te sientas orgullosa de mí: puse al femicida en cana —aunque en 2013 salió en libertad, así es la justicia argentina—; busqué persistir en un optimismo tal vez sin gollete durante estos años, a pesar de caer en depresión, de sufrir estrés postraumático, de no encontrarle sentido a la vida sin vos. Te escribí canciones, poemas; pinté cuadros; te hablé en mis sueños; busqué información sobre lo que te estaba ocurriendo en 2005; intenté entender por qué no me habías contado todo lo que te estaba pasando, a pesar de que era tu confidente: seguramente quisiste protegerme. Escribí ponencias, hablé en público sobre cómo los diarios trataron la noticia sobre tu femicidio; se publicó mi trabajo en un libro de ensayos contra la violencia de género editado por la Universidad Nacional de Lanús. Levanté banderas en marchas y movilizaciones pidiendo que cese esta violencia ejercida sobre las mujeres de la cual los femicidios son la máxima expresión. Me invitaron al congreso, a una conferencia previa al #NiUnaMenos de este año, como familiar de una víctima. Me hicieron entrevistas para radio, televisión y medios gráficos. Escribí un guión de un documental que espero poder estar rodando este año. 
En octubre voy a cumplir 37 años, tengo una gatita muy linda, hago danza contemporánea, tomo clases de canto y, desde hace poquito, de chelo.
Creo que me convertí en lo mejor que he podido convertirme, y aún sigo creciendo. Finalmente estoy feliz. El duelo va concluyendo. Y todo esto que he venido haciendo por vos, confío, ayudará a otras mujeres y familiares para que se hagan cargo de sus historias, hablen sobre ello y podamos transformar esta sociedad argentina que en ocho años contabilizó, por lo menos, 2094 mujeres asesinadas a manos de sus parejas, ex parejas o personas allegadas.
Cierro con una foto que me gusta mucho, porque —además de ser bella técnicamente— da cuenta de toda esa fuerza que he sumado en estos años de lucha. A veces siento que las heridas cicatrizaron y que se han vuelto callos. Espero que ello no me impida abrirme a todo lo bueno que está por llegar a mi vida, gracias a —y como consecuencia de— estos once años de lucha.
Mara Avila en el NiUnaMenos 2016. María Elena Gómez, presente.

Foto gentileza del colectivo M.A.F.I.A. tomada en la movilización #NiUnaMenos el 3 de junio de 2016.

My love for you will never die, and I hope you can be proud of me, wherever you are.
Love,
Mara